25/12/13

Cinecritica: El Huevo del Ángel

EL HUEVO DEL ÁNGEL (TENSHI NO TAMAGO, JAPON, 1985)
La primera película personal de Mamoru Oshii es un deleite visual y sonoro, y si, tengo que decirlo, a mi no me molesto en absoluto sino todo lo contrario, al no tener diálogos uno puede fijarse mejor en el entorno, en los gestos de los personajes y tratar de descifrar el complejo simbolismo que encierra la cinta y que se presta para tener conversaciones y discusiones al por mayor, incluso con aquellos que diran que Oshii no dice nada y que la cinta es una tontería, y están en su derecho ya que el director no ha explicado que es lo que quería decir, ni lo hara, no le conviene si quiere que siga siendo una cinta de culto que levante ínfulas, pero en lo que nadie puede estar en desacuerdo es que el diseño de personajes es exquisito y Oshii pone diferente calidad los personajes siguiendo con el simbolismo, la dirección artística, el diseño de los lugares con ese ambiente gotico y apocalíptico es estupendo y la banda sonora por parte de Yoshihiro Kann es un deleite.
 
Estamos en un lugar destruido, ruinoso, apocalíptico como si estuviéramos en el fin del mundo, una pequeña niña con aspecto fantasmagórico (como un típico espíritu japonés) sobrevive en las entrañas de los edificios como puede cuidando un extraño huevo al que carga a todos lados, la niña junta agua y escapa de esos extraños hombres sombríos que intentan cazar unos peces sombras a los que nunca pueden tocar con sus arpones, en medio de tanta locura aparece un hombre con pinta de héroe de anime, como un samurái o vaquero que llega de la nada para poner orden en el lugar, además carga una extraña arma en el hombro que tiene la forma de una cruz, al igual que muchos de ellos raramente habla y cuando conoce a la niña nunca le responde quien es pero igual la acompaña, cuida de ella, aunque ella se muestra recelosa con él, no sabe quien es ni que quiere pero poco a poco le gana confianza y le muestra su adorado huevo.
 
El supuesto huevo del ángel que muy pronto nacera, y el tipo se convence de que es realidad cuando ve un esqueleto de lo que parece ser un ángel, lo que sigue después es una sorpresa terrible que nos plantea muchos más cuestionamientos, después de recitar la historia del arca de Noé ahora llegamos al climax con la pequeña en un grito desesperado por ayuda, su crecimiento, muerte y la aparición de más huevos ¿? mientras el extraño se aleja con su cruz a cuestas, la forma de la niña aparece en la extraña nave ojo donde hay otras tantas figuras en posición de oración y esta asciende mientras el extraño personaje camina por la playa. El significado puede ser cualquiera, se presta a todas las interpretaciones, yo lo veo por el camino bíblico/religioso ya que se toman muchas cosas de esta, la figura de Dios, de Jesús, el desprendimiento, la humanidad, los que se quedan fuera de la gloria, pero por ahí lei a alguien que ve lo contrario, el anticristo destruyendo la esperanza de la humanidad y el infierno atrapando a todos, o quiza no sea asi y Oshii solo nos quiera decir que la religión no existe y no entiende como nos tomamos tantas molestias, incluso hay algunas descabelladas como la critica a la caza de ballenas, todas igual de validas y si me quieren dar su opinión y lectura la espero porque no estoy convencido de la mia ni de ninguna otra, por lo menos no completamente.
 
Calificación: Muy Bien

3 comentarios:

Christian Jiménez dijo...

Mamoru Oshii, junto con el gran dibujante Yoshitaka Amano, ya demostraban ser auténticos genios en esta brillante obra de arte de la animación nipona que explora un lúgubre y post-apocalíptico mundo de fantasía donde convergen tanto tenebrosidad como magnificencia; todo ello en poco más de una hora de duración, con sólo dos personajes y apenas 25 líneas de diálogo.

Yo veo ¨El Huevo del Ángel¨ como una experiencia única y casi religiosa, aunque, lejos de la ironía, eso es lo que nos planteaba Oshii, una lectura interior vinculada al cristianismo plasmada en ingeniosas, surrealistas y escalofriantes secuencias que nos meten de lleno en una tierra de sueños destruidos, de paisajes imposibles y de técnicas visuales que van más allá de lo increíble.
Verla una vez no basta, ni tampoco dos...es más, es de esas que no hay que dejar de verla nunca, porque sería como dar de lado a una auténtica obra maestra, no apta para los públicos que caen ante lo comercial pero sí para aquellos que sepan lo que verdaderamente significan las palabras ¨cine de animación¨ con mayúsculas.
Clásico de clásicos, sin lugar a dudas.

Kubrick tuvo su ¨Odisea en el Espacio¨, Lynch su ¨Dune¨ y Oshii tiene su ¨Huevo del Ángel¨, así de sencillo.

Light dijo...

En efecto Christian estamos frente a una obra mayor de Mamoru Oshii, una obra incomprendida que como apunte tiene significados filosóficos y religiosos, una obra desconocida y subvalorada a la que todos deberían dar una oportunidad para ver como es el cine de animación en su máxima y verdadera expresión.

Un saludo y bienvenido a los comentarios.

Gustavo Adolfo Arias Rodriguez dijo...

La verdad.. Muy buena yo siento como si fuese el infierno. Y que el muchacho no quiso.que existiera otra vida.. Como si no pudieran salir nunca de ese mundo.. Nacer y volver a morir.. Jajaja algo asi